015: trópico de quimioterapia

No tengo, a diferencia de los grandes pensadores, teorías sobre la vida. Envidio a la gente que ante las situaciones adversas se despacha con devaneos sesudos que llaman a la reflexión. Gente como Churchill, Chopenjauer o los panelistas de la tele. A mí no se me cae ni una puta idea.

Se ve que esta cabeza que tengo en la punta del cuello tiene sus limitaciones y ahora de pedo alcanza para pensar en ratas. Las ratas me caminan en la cocina y yo pienso en ellas.

La recuperación raya con lo milagroso. Voy ganando fuerza con más rapidez que nunca. Me doy cuenta cuando puedo destapar una botella a rosca, o cuando levanto a Lulú para pasarla del inodoro al bidet. Los progresos son veloces, y ya nadie diría que tuve lo que tuve: soy casi normal.

Volví a trabajar -en modo tranquilo, me indicaron que no chupe estrés-, empecé a trotar más rápido en la cinta y ayer hice mi primer asado desde diciembre.

-Pero estás bárbaro, boludo -me dicen. Y yo digo que sí, que solo me preocupan las ratas.

A los dos perros que deambulan por la casa, se sumó unas semanas atrás una rata que se cuela por debajo de las puertas y camina sobre la mesa y los platos en la alacena. El bicho ganó confianza y caga sobre el microondas, sobre los cubiertos, detrás de la heladera.

La rata no es ninguna boluda; ni de casualidad come los granitos de veneno, ni por puta se deja amedrentar por los zapatazos y los gritos que pego cada vez que pasa corriendo como una flecha por detrás de un mueble hasta perderse debajo de la pileta del lavadero.

Pero no nos íbamos a dar por vencidos, así que aceptamos adoptar una gata.

Gomita es rubia, pequeñita, y se lleva como el orto con las otras dos mascotas. Para peor, es todavía muy chiquita para defenderse, entonces solo se crispa desde un lugar alto y hace un ruido espantoso mostrando los dientes.

Y la hijita de puta duerme sobre nuestra cama. A mí que nunca me han gustado los animales, me han atrapado en un minizoológico.

-Voy a comprar una tarántula y una boa -anuncio en forma de protesta-. Así completamos el staff.

-¿De qué color? -quiere saber Niki.

Los gatos, más que ninguna otra bestia, siempre me han producido asco. Los siento transmisores de enfermedades difíciles de pronunciar, y además me miran como si supieran algo que yo no sé. Eso me hace sentir en desventaja.

Falta que el felino crezca para que se ponga en la tarea de embucharse al roedor. Mientras tanto, más alimento balanceado y pelos y ladridos todo el santo día.

Fumo en el patio la última bolsa de tabaco Domingo azul (mi preferido), una que me trajeron de un quiosco medio perdido en Mendoza. No hay más Domingo en todo el hemisferio sur, y el único reemplazo serán unos paquetes de burda imitación con olor a jaqueca.

Mientras armo los cigarros con una maquinita, incorporando cada vez más la mano derecha, pienso en lo que me contaron del hospital de Buenos Aires -el Argerich, si mal no recuerdo-, en donde hay tal cantidad de gatos, que los oncólogos se dedican a irradiarles los huevos en sus horas libres para que no se reproduzcan. La bomba de cobalto (o no sé qué puta será) en mi imaginación hace ruido de turbina y la operan unos científicos con antiparras y mamelucos.

En ese trópico distante adonde a los animales les quedan las pelotas como almendras, también se llevan a cabo otros tratamientos.

Creo que los tratamientos son importantes; lo que jode soberanamente las bolas son los hospitales. Entrar en ellos es entrar en una dimensión desconocida que huele a alcohol y a suavizante barato para sábanas. Y creo que uno queda atrapado mentalmente en esos lugares del mismo modo en que uno se enjaula en las casas con mascotas: irremediablemente.

Si se pudiera prescindir de los médicos, otro sería el cantar, pero si uno pretende seguir sembrando velitas en la torta, no hay muchas más opciones.

Desde aquel rarísimo 12/12/12, los hospitales y los sanadores son moneda corriente para nosotros. Ya nos hemos resignado a que cuando hacés el checkin en un mostrador, el sistema de salud te engulle como si fueras un caramelo, y te va chupando el jugo hasta dejarte seco como un huevo irradiado.

El destino obra de manera caprichosa, y para los que no creemos en el salvavidas religioso ni en la magia sanadora, solo nos sosiegan los medicamentos psiquiátricos y las almohadas silenciosas para ahogar uno que otro respingo de fatiga.

El miércoles empieza el baile de nuevo -aunque con otra música y otra pista-, igual de choto. Cuando a una persona querida le descubren un cáncer, la palabra es un cachetazo en cámara lenta.

Me apena que sea mi viejo el que tiene que cruzar el trópico esta vez, porque sé que le teme a estos trámites. Igual se lo ha tomado bastante bien, luego de ostentar todas las reacciones posibles en estas circunstancias: enojo, tristeza, optimismo desmedido, negación y, finalmente, un corte de pelo al ras para acostumbrarse al look que tendrá a partir de la semana que viene.

A veces intento decirle cosas que lo tranquilicen, pero cuesta encontrar las frases adecuadas y las ideas fértiles que hagan crecer la aceptación y el espíritu de lucha.

Muy seguido escucho gente que dice que prefiere amasijarse antes que afrontar estos trances, pero la decisión final solo se toma cuando el médico nos mira, se saca los anteojos y dice la palabra mágica: cáncer. Ahí están los pingos en la cancha.

Pocos vocablos tienen la misma propiedad. Cuando el fulbazo de esos diagnósticos entra en el área, todos los jugadores parecen petrificarse. La tribuna se disuelve, el árbitro nos da la espalda, y los compañeros con la misma camiseta empiezan a sudar a mares.

Jugar ya no parece valer la pena.

Yo creo que, mientras el cuerpo no tenga que empezar a soportar sufrimiento, hay que disfrutar lo que más se pueda. Y no hay que olvidar que mucha gente tiene ocote y sale de estos entuertos con excelsa maestría. Creo que se puede. Interviene mucho el azar, pero se puede.

Mi vieja amiga María Esther escribía poemas y los mejores tenían que ver con la muerte. Antes de que la atropellara el tren de la demencia senil, le pregunté por qué:

-Porque he visto a la muerte pasar tantas veces tan de cerca, que acabé por hacerme amiga. Somos culo y calzón. No le tengo miedo y ella me espera con paciencia.

Mientras veo ir y venir la rata entre las sombras del patio, armo cigarrillos y pienso que el mal ocote, o la fatalidad, o como carajo queramos llamar a la suerte, solo responde a causas y efectos; a movidas en un tablero de Candycrush que no sabemos qué desencadenan en nuestro futuro.

He lidiado muchas veces en mi vida con la depresión y le conozco bien el olor cuando pasa por la puerta. Sus disfraces no me angustian; me cago en ella. Pero me hace temer por los que tengo cerca. Sé que los bonos del ánimo de mi familia están en baja. Sé que los golpes sucesivos acaban por hacer mella y que el suelo que pisamos se hace cada vez más cuesta arriba.

Pienso en mi hermano, en los culos que ha limpiado. Pienso en mi vieja, en sus insomnios y en sus ojeras. Pienso en la Naty, imparablemente agotada de tanto hacer fuerza. Y temo por todos, a la vez que me consuela sentir que mi cuerpo se endereza.

Los problemas cotidianos caen al piso como hojas muertas, mientras le tiro chancletazos a las ratas y pateo a las perras.

Cavilo en la noche bajo el cono mezquino de luz de una farola. Pienso en la rehabilitación, en los designios extraños que no se aceptan, en los terapistas que se aprovechan de uno y, sobre una pelota de goma, a uno se lo culean…

Y pienso que, aunque el cielo se oscurezca, siempre puede haber una luz, como la del encendedor que me hace brasa el cigarro, como el aerosol devenido en lanzallamas con el que intento flambear a la rata de mierda.

Hay que esperar que crezcan los gatos, que se despejen las tormentas, que se deje ver la solución y que la solución no solo sea espera, que sea buena.

Si me animase a decirle estas cosas a mi viejo, le diría que todo va a estar bien. Porque creo en eso, y porque sé que necesita saberlo.

Le diría “che viejo, aunque no lo sepas, hay mucha gente pensándote bien, gente muy al estilo de Churchill, Chopenjauer y los panelistas de la tele. Tienen mejores ideas que nosotros, que estamos medio chocados, y podemos descansar sobre sus brazos si nos fallan las fuerzas”.

Le diría otras cosas más, pero creo que ya debe sospechar que lo queremos a rabiar.

Todos estos quilombos espantosos nos han servido para estar más cerca. Un par de veces por semana vamos a desayunar a un bar en el centro y comentamos las noticias del diario. Ahí aprovecho para contarle cosas de mi trabajo, y planeamos quién lo llevará al médico –siempre es mi hermano, que puede manejar y que es capaz de dar el pito entero por sus afectos.

No puedo manejar, pero manejo. No puedo trepar muchas escaleras y las trepo.

La vida es romper las barreras, hacer y no hacer silencio.

Me gustaría que mi viejo leyera esto. Me gustaría hacerle saber que pronto estaremos brindando, riéndonos como locos de todas estas anécdotas. Hace un montón de años que no me levanto un buen pedo.

Esta entrada fue publicada en Crónicas del gusano en la manguera. Guarda el enlace permanente.

43 respuestas a 015: trópico de quimioterapia

  1. elrober dijo:

    que dolor Jóse, lo lamento mucho hermano, una prima mía de 37 años se nos fue hace poco… enfermedad culiada

    • ANA MARIA dijo:

      SOBRAN LAS PALABRAS
      NI UNA MAS.
      EL CONSUELO ES SOLAMENTE , PARA MI, UN ABRAZO SENTIDO DESDE LO PROFUNDO DEL ALMA, EN SILENCIO DEJANDOLO HABLAR POR SI SOLO.
      LOS MEDICOS ADOLECEN ALGUNOS, OTROS YA SE BAJARON DEL TRONO,DE UN SENTIDO PROFUNDO DE HUMANIDAD….
      SEGUN DR. PACO MAGLIO , LOS ENFERMOS EN TERAPIA INTENSIVA SE MUEREN DE HAMBRE DE PIEL.
      en realidad tampoco se porque cuernos estoy escribiendo esto, quizas porque lei comentarios de frases hechas que no llegan a mi…….
      TU HISTORIA ES…….. COMPLEJA COMO SOMOS LOS SERES HUMANOS.
      un corazon hermoso es aquel, para mi. lleno de marcas de heridas sangrantes que han cicatrizado…… ESE CORAZON SABE.
      y tampoco creo en la magia externa si en la posibilidad de ser resiliente y la autoregulacion…..
      NO ME GUSTAN LAS RATAS NI LOS GATOS………
      saluditos desde san juan argentina

  2. Natushka dijo:

    Mucha fuerza, que todos ustedes tienen tanto que ganar, tanto que rescatar, el amor suele ser un gigantesco paracaídas. Tengo sueño y se me enredan las palabras, espero que se entienda en esencia.
    Un abrazo muy grande, José, por los logros y por las cuestas por subir.

  3. graciela dijo:

    Mucha suerte para tu viejo José, aunque no lo conozco le tiro la mejor onda para que salga adelante bien pronto!

  4. kari dijo:

    Abrazo grande, apretado y de oso. Para vos y tu familia. Tus palabras son de una franqueza gigante y están llenas de luz, y de coraje. Gracias. (y los gatos son pequeños Milagritos que entibian los pies, ahuyentan a las lauchas y palomas y se llevan el mal humor)
    Mis velas, oraciones y fe, están para uds. Beso José!!

  5. JOSE NEGRELLI dijo:

    Hermano, te mando un gran abrazo y espero que todo vaya cambiando para bien, ese es mi deseo, sincero, para vos y para todos los tuyos.

  6. Lucas, desde Córdoba dijo:

    José, vos tenés un dinosaurio volador alimentado con mate y Pritty atado al tanque de agua…
    Más allá del cagazo que genera esa palabra funesta, podés considerar que tu episodio con el gusano te ha entrenado -y a tu flía también- para bailotear ese minué jodido con más calma.
    Eso suma.
    Eso, y los abrazos que recibirá toda la tribu por parte de gente que de pedo te conoce a vos. Por ejemplo, este abrazo:
    Abrazo grande, extensivo.
    Todo saldrá bien, y postearás sobre el pedo macabro que se agarrarán con tu viejo festejando el resultado.

  7. alberto baru dijo:

    Sabe Playo? Alguna vez pensé que si mi viejo hubiera sido un hijo de puta, yo no hubiera sufrido tanto…
    Un abrazo

  8. Vivi dijo:

    Te conozco a través de las palabras, y siempre me arrancás una carcajada, lo cual no es poco en estos días. Me atrevo a mandarle un abrazo a tu viejo, (aunque tu madre me persiga a zapatillazos si me encuentra), porque sé de ese baile, y espero que tenga todas las pilas para gambetearla.
    Que pronto estén comentando el tremendo pedo de la victoria.

  9. El_Agustín dijo:

    ¡Sos muy boludo!
    Me hiciste llorar con tus palabras…

  10. El_Agustín dijo:

    Ahhh y lo de la Niki preguntando de qué color querés la tarántula es genial, sublime y típico de ella. No pueden ser más divinas.

  11. Sabalero dijo:

    Suscribo lo del Dinosauria que dice el Lucas, como te dirian acá en Salta sahumáte (prendele un sahumerio a muchas hierbas a la pacha) que decir, esten juntos, quieranse mucho que al que le toca le toca, ojalá todo salga bien.

  12. Despeinada dijo:

    Citando a Rocky V: El miedo es como el fuego. Si lo controlas, te calentara y te mantendrá vivo, pero si te controla a ti, te quemara y te destruirá.

    Cunado era niña (hace ya rato) me hablaba un médico de controlar mis miedos cuando me daba el ataque asmático. Y, efectivamente, un ataque de asma con Paz es muy diferente a uno sin ella… igual te falta el aire, pero la paz te mantiene la cabeza en su lugar. Ergo… Paz para ti y tu gente 🙂

    PD Hace años me tenía loca una ratita en casa que no era tan descarada como la tuya… una noche, abrí el horno de microondas, puse un puño de palomitas (corn pop, de esas del cine) en el centro y esperé a distancia prudente… cuando llegó y entró, cerré la puerta…. NO, NO LO ENCENDÍ… desconecté el aparato, lo llevé a la calle de al lado y la dejé ir. No se me da el matar bichos, pero igual te sirve la idea 🙂

  13. alejandro dijo:

    gracias José por compartir con tus lectores las cosas que te suceden, y tus sentimientos, que, oh sorpresa, demuestran que sos tan humano como todos, pero con los huevos para decir lo que pensas, sin tapujos, y por lo menos en mi caso, me siento siempre identificado con tus relatos. Gracias de nuevo, querido mío, y fuerzas, que lo que deba ser, será.

  14. mónica dijo:

    José: me hiciste llorar y reir a carcajadas.
    Ojalá todos nos tomáramos las viscicitudes de la vida como vos: con humor.Me parece la mejor de las drogas.Muchísima suerte a tu viejo y a vos,porsupuesto!

  15. Pancho dijo:

    “el sistema de salud te engulle como si fueras un caramelo, y te va chupando el jugo hasta dejarte seco como un huevo irradiado.”
    Siendo capaz de hilvanar frases como esa, para qué querés teorías sobre la vida?

    Qué cagada lo de tu viejo. Espero y pido porque puedan agarrarse una buen pedo para festejar cuando finalmente pasen todas las tromentas.

  16. Nada que decir. Un enchote lo que debe atravesar tu viejo. Sóloo mis buenas energías y todo el coraje para bancar la parada.
    Mi viejito querido sólo tuvo 6 semanas entre esa espada que se te clava en el consultorio cuando te confirman “Sí, es cáncer” y su muerte 6 semanas, no tuvimos tiempo de acomodarnos a la idea. El cáncer (sin eufemismos estúpidos) es un martillo que va bajando ladrillos: primero es un que llegue a la operación, después, que llegue a la quimio; después un que no sufra, que no le duela ni una pestaña y por último que me dé la oportunidad de decirnos todo lo que nos queremos decir. Mirá, José te lo cuento porque te leo hace mucho, un día mi viejo ya estaba mal y caminaba con mucha dificultad. Me dijo “vos que estás con eso de los blogs: yo te quiero contar algo sobre mi vida y vos después lo ficcionaliás”. Yo quise salir del paso con humor porque no quería demostrarle que me estaba matando, entonces le contesté: “claro tengo que escribirlo, firmarlo con tu nombre y darte los derechos de copyright, esta!” Se rió y me agarró del brazo y me dijo “Esta semana venite, así lo charlamos” Y ya no pudimos hacerlo porque entró en lo último. Y ese cuento quedó trunco. Pucha. Sólo me resta decirte que aproveches para hablar mucho con él. Nada, a pelear el partido para ganarlo como si uno no supiera de antemano que lo va a perder. Beso grande.

  17. Quiosquito dijo:

    Querido José, un abrazo enorme!
    Saludos y mucho afecto desde acá.
    Silvia

  18. sil dijo:

    siempre gracias mr Playo, da gusto leerte. fuerza y ánimo para tu viejo y flía.y que la vida sea más terca que la enfermedad.

  19. Esteban dijo:

    Este es el momento para vivir lo mejor de la vida con tu viejo y con vos mismo.

    PD: Se pusieron todos de acuerdo para no escribir las vocales con tilde ni las enie?

  20. Eze Rueda dijo:

    Jose Querido: No se en que momento del ultimo año, ni porque, perdi la costumbre de meterme a leer Peintate, pero gracias a un amigo a quien enregue en mano los ejemplares 1 al 4 de la peinate, supe que habias publicado este. No tengo idea que te paso, y a riesgo de engrosar la lista de gente que te dice “estas barbaro cabeza”, te digo solo q

  21. Eze Rueda dijo:

    te digo solo que no se con que mano escribis, pero la pluma esta identica o tal vez mejorada! Espero que tu padre sortee semejante quilombo, y si bien se que no soy nadie para decirle nada, cuando me lo cruce en el centro, le voy a dar mis palabras de aliento! Te mando dos abrazos grandes, y meta para adelante… que dicen que para atras duele … jajaj

  22. nana dijo:

    Me acuerdo cuando una hija de puta del hospital córdoba me encerró en un cuartito y dijo ‘es cáncer’. Pilotearle esa respuesta al viejo fue más difícil que cagar en baño ajeno. Y finalmente jamás dieron los resultados 100% confirmándolo. Que tu viejo no se deprima es fundamental, que le dé pelea desde el humor sirve, parece una pelotudez pero sirve. Además siempre me gustó la idea de que se me aparezca Brad Pitt para llevarme y cagármele de risa en la cara.
    José, igual, hay algo que te tengo que decir. Es difícil, pero te lo tengo que decir. Mi vida no tiene sentido si entro a dejar un comentario y en vez de leer ¡Tomá! dice Publicar comentario. No sé cómo voy a superarlo, y sé que quizás no depende de vos, pero entendeme, era placentero.

  23. Nacho dijo:

    Como siempre, magistral es ver cómo lográs transmitir tanta tristeza y tanta alegría al mismo tiempo. Sos genial José.

    Pensalo de este modo: la recuperación que roza lo milagroso, ésa que te hace sentir alivio mezclado con bronca porque ves a tu familia renguear, es la que te va a ayudar a sostenerlos si es que (ojalá que no) decaen aún más.

    Cuando estabas débil te ayudaron ellos, ahora los papeles se intercambian. ¡Mucha suerte para tu viejo!

  24. Mariano Cognigni dijo:

    José, tus seguidores hemos hecho un foro virtual, luego de meses de debate e investigación bibliográfica llegamos a la siguiente conclusión: Nunca serviste para mierda, nada sabés hacer aparte de escribir. Entonces, si ya eras un chotazo inhábil desde antes de la enfermedad ¿por qué mierda te ponés justo ahora a subir escaleras, a correr ratas y a lavar el culo de los chicos?
    No sé nada de medicina pero me parece que ahora que te estás recuperando no debe ser bueno que te explote un aerosol por andar flameando ratas vivas de tan crudas.
    Ahora en serio, dejá de fumar y de boludear, y si necesitás algo, avisá nomas, te mando un abrazo y estamos en contacto.

  25. Natalia Natalia dijo:

    “Y no hay que olvidar que mucha gente tiene ocote y sale de estos entuertos con excelsa maestría. Creo que se puede. Interviene mucho el azar, pero se puede”.
    José: A los 3 años le diagnosticaron esa puta enfermedad al hijo de mi prima…le extirparon un riñon, le hicieron quimio y rayos durante casi un año…hoy ya tiene 4, los estudios dicen que no tiene nada, que está perfecto. Es un niño vital y feliz… Claro que se puede! Fuerzas! Cuando todo esto pase, seremos varios los que brindaremos a tu “salud” y la de los tuyos!

  26. Leandro dijo:

    Muchos fuerza Playo!
    Aveces la vida puede ser muy hija de puta, pero hay que llevarla con tu actitud de poner humor hasta en la desgracia! ojala puedas decile todo eso a tu papá le va a hacer bien. Saludos!

  27. Irene dijo:

    Aumentamos la intensidad de los buenos deseos y esperamos noticias para seguir acompañando.
    Abrazos

  28. Missunsh dijo:

    Decile esas cosas a tu viejo Playo! Pd.: Todas las personas que conocí con este mal impronunciable (son muchas y salieron adelante 🙂 )coinciden en algo, se le gana desde la cabeza. un abrazo y fuerza!

  29. Miquita dijo:

    sì! decile a tu viejo que pueden descansar sobre los brazos de todos nosotros si les fallan las fuerzas… o para recibir unos mimos que nunca estàn de màs. Un abrazo grande, gusto leerte (ya no puedo desde el trabajo con este nuevo sitio :()

  30. elrober dijo:

    que onda Jose, se te extraña un montón por estos lados, ¿cómo está tu viejo? fuerza, y suerte, mucha suerte cabeza.

  31. pablo dijo:

    hola Jose, no me conoces. Yo te conozco de tanto leer y releer tus post…
    Te aseguro que tus palabras, tu buen humor, encontrarle la vuelta a situaciones tan grosas, a tu viejo le vendrá bien,una sobredosis de buena risa (uno de tus libros cada 8 horas).
    Yo los veo a diario en mi trabajo, mucho buen HUMOR y si encontras un poco de fe.
    Afectuoso abrazo.

  32. Irene dijo:

    Vengo a ver si hay novedades… ¿Alguien sabe algo que se pueda compartir?

  33. Nana dijo:

    Disculpame, Pelayo, pero vos tenés leyentes que te reclaman. ¿Cómo sigue la cosa?
    ¡¡¡Te queremos!!!

  34. Silvia dijo:

    Estimado José:
    aunque me cuesta identificarme plenamente con su estilo narrativo, considero que la descripción que hace acerca de lo que implica y cómo impacta el cáncer en una familia es sencillamente MAGISTRAL.
    Permítame que, desde mi condición de creyente, deposite en Dios mis plegarias para que pronto puedan recordar esta situación de la vida como eso: un recuerdo ya pasado.

  35. NOOUCH dijo:

    La vida a veces es una mierda pero así y todo merece ser vivida. No se quien dijo eso pero aunque me cueste reconocerlo es verdad.
    Ojala llegue el día en que los humanos dejemos de sufrir esta maldita enfermedad lo merezcamos o no.

    Fuerza y pasión ante todo !

  36. Javierito dijo:

    Hola Jose! Mucho tiempo paso desde que este ultimo post fue publicado. Pocas cosas que decirte, lo que estas viviendo es algo muy personal. Solo mandarte un abrazo grande y confirmarte que seguimos de este lado para leerte (escucharte) si te hace bien.
    PD: a los que comentaron con eufemismos: se dice cancer (asi con minuscula) la unica manera de ganarle es enfrentarlo, empezando por llamarlo por su nombre y sin darle mas valor que el que tiene.
    Abrazo Jose

  37. Elvira dijo:

    Lo decís tan desde los huevos José, no te imaginás cuánto ayuda eso…. a nosotros los otros boludos que no sabemos que es, pero que tenemos todos los miedos y las incertidumbres, la pucha que ayuda, te agradezco,mis respetos y un abrazo!

  38. MARCOS dijo:

    …te habia perdido la huella desde que sacaste tu primer libro, me encantaban las primeras “peinate” en ese formato tan humilde pero valioso desde el contenido. Hoy me doy con la noticia de tu enfermedad y realmente, lejos de ponerme triste o lastimoso, me llena de orgullo saber y entender como te lo tomas, es de alguna manera extraña como me gustaría tomármelo yo si pasara por una situación parecida…es como si un hermano me enseñara como se debe tomar. Gracias y todo el aguante mas sincero desde lo mas anónimo de existencia para vos y toda tu flia!

  39. Paola dijo:

    Sinceramente espero que tu ausencia sea debido a la resaca del tremendo pedo victorioso. Un abrazo y creo que somos muchos los que te esperamos por acá 🙂

  40. nana dijo:

    El puto, digo, nuestro querido José, publicó esto es facebook (por las dudas alguien no chape con fb): http://2013.tedxcordoba.com.ar/videos/2013/jose-playo/
    Wiiiiiiiii, es todo grande él.

  41. Hola, José. Espero continuar recibiendo tus escritos -los echaba de menos.
    Un saludo y mis mejores deseos de éxito para un escritor como vós, con todas las letras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *