002: Tu humor

El humor debe ser la clave. Hay películas sobre doctores payasos y hay un montón de estudios que lo afirman. Estar de buen humor, además, es un buen negocio. Lo saben bien los curanderos, los que venden estupefacientes o paquetes vacacionales. Cuando se está bien, cuando hay buen humor, todo parece mejor.

No creo que estar de buen humor, sin embargo, sea lo mismo que estar contento.

Se me ocurre pensar que la contentura es esporádica y no depende solo de uno, también juegan factores externos. En cambio, estar de buen humor tiene qeu ver con una predisposición para con uno mismo. A mi modesto entender, el buen humor nace más frecuentemente cuando hacemos un poco lo que se nos cantan las pelotas.

Los que tienen buen humor, para mí, gozan de libertad. Y yo, que asocio la libertad con la impunidad, pienso que tener impunidad también es tener poder. Y que cuando tenés poder, todo te chupa un huevo.

¿Estar de buen humor es que todo te chupe un huevo?

Hoy pensaba en eso mientras corría la cortina de la ducha. Cómo son de hijos de puta los espejos. Allá al frente, la versión grotesca de un sapo, un juguete al espiedo. Noventa y cinco kilos de panza como un globo con agua, de cabeza gacha, de flotadores, de un huevo más abajo que el otro.

No sé de qué lado del vidrio soy más asqueroso.

Salí de la ducha con lentitud y me sequé como pude. Dando respingos, quedándome trabado a mitad de un movimiento, sin llegar con la toalla a las piernas y sin poder hacer fuerza para tirarme un pedo.

Una gran libertad es, por ejemplo, no pensar en combinaciones de colores y estilos. Ahora le he tomado el gustillo a usar una chaquetilla de mi cuñado odontólogo, que combina a la perfección con un pantalón de vestir liviano y unas ojotas negras. Me puse un repasador con dibujos de dinosaurios en el pescuezo, y sobre el repasador me prendí el cuello ortopédico.

«Definitivamente, las chaquetillas son la mejor prenda», pensaba mientras salía de la habitación. Mi madre se ha comprometido a comprarme un juego de chaquetillas para diario y otra para salir. Están llenas de bolsillos donde puedo guardar el mp3, el tabaco, los anteojos, las llaves, todo.

Con mi nuevo look fui a llevarle los resultados de mis análisis al Emilio. También teníamos que cerrar algunos detalles de la faena, que será el miércoles doce del corriente.

Aproveché para preguntarle si sería más útil que me sacara el pelo y la barba, y creo que me dijo que sí. Como parece que también me van a poner una manguera dentro del pito, pienso afeitarme bien las bolas para darle una sorpresa con mi huevo más abajo que el otro.

El Emilio me preguntó si quería conocer a su jefe, al hombre que lleva la cinta de capitán del equipo. Le dije que no. Imagino que el pobre estará harto ya de estas charlas previas, donde uno quiere hacerse el gracioso y caerle bien al médico que le va a meter mano. Imagino el esfuerzo puesto en pulsear con el desánimo y el miedo del paciente y prefiero ahorrársela. En el fondo, quiero que guarde esa energía para lo que verdaderamente me hace falta.

Y además va a ser más lindo hacerle ojitos a este buen señor cuando se me pase el pedo de la anestesia. Por ahora, ambos tenemos que estar pensando nada más que en mi espalda:

Naty me acompañó, como siempre, y también preguntó por el post operatorio. Hay un montón de indicaciones, y el Emilio prefirió que las dejáramos para más adelante.

Estuvimos de acuerdo.

Después llegó la hora de firmar el contrato. Bajo el tono neutro de la redacción, el mensaje es clarísimo: «estamos en el baile, bailemos».

-¿Alguna duda, José?

-Sí. ¿Adónde compraste esa chaquetilla?

Salimos del consultorio de mejor humor, y en la sala de espera me encontré con un amigo que se había jodido el brazo y aguardaba a su traumatólogo. Nos saludamos, charlamos un poco y nos reímos de lo que parecíamos.

Afuera, sobre la vereda, el sol pasaba detrás de un árbol y llenaba de monedas las baldosas.

A la tarde vinieron dos señores a ponerme un aire acondicionado en la cabeza, regalo de mis padres y mi hermano. Va a ser un verano jodido de calor y yo voy a tener que estar mucho tiempo quieto. De una u otra manera.

Hoy amanecí a las cuatro y media con un hormigueo en los dedos que no se ha ido todavía. Ahora ya es de noche y estoy en el patio. Del otro lado de la tapia, Bella Vista está ruidosa y enfiastada. Salta como una cuarentona alzada al ritmo del cuarteto. El mundo está repleto de gente contenta.

Escribo estas notas en un cuaderno chiquito que puedo apoyar contra la pared. Escribo de parado con lápiz, fascinado con el trazo escolar, viendo cómo se dibujan las letras por debajo de las ideas.

Me paso a la nólbuk. Armo un cigarro y le tiro el humo a la luna.

Tan lejos, tan cerca. Los días caen al suelo como palomas muertas. Me arden los hombros por dentro, como si me estuvieran lijando los huesos.

¿Mañana habrá sol? ¿Cómo será desde el jueves en adelante? ¿Qué harías si te quedan cuatro días antes de que tu vida pueda cambiar para siempre?

Interconsultas, la familia que va y que viene. Las conversaciones a las apuradas en los marcos de las puertas para decirnos cosas y darnos instrucciones. La intranquilidad se disfraza de celeridad en las tempestades.

Niki me ofrece masajes en el pelo. Lulú me invita a ver una peli.

Bella Vista sigue ruidosa y contenta.

Me pone de buen humor armar otro cigarro y sentir que por debajo de los dedos agarrotados, siguen saliendo palabras.

Cacho Buenaventura
.
.
.

Esta entrada fue publicada en Crónicas del gusano en la manguera. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a 002: Tu humor

  1. Lucas, desde Córdoba dijo:

    Se me frunce hasta el píloro, pero hay que seguir pechando.
    Gracias por estas crónicas del gusano, derrotado por la predisposición a la carcajada liberatoria.
    Abrazo fuerte my brotha!

  2. Natushka dijo:

    May the Force be with you, Playo. El 12 todo el mundo a orientar buenas vibras para Córdoba.

  3. Marina Roco dijo:

    Tranca querido… q no hay nada más copado q la anestesia. Buena esperiencia, un salto al vacío. Como una edición de un trozo de tu vida. Y EL AIRE… no te das cuenta, pero hay un antes y un después en la vida del hombre acalorado. Es como q con 26° adentro y 1000 afuera, TODO te chupa un huevo. Suma para estar de buen humor, un montón

  4. Marina Roco dijo:

    dnd algunos vieron dañadas sus retinas con una «s», léase eXperiencia. Gracias, y perdón

  5. Liliana dijo:

    Suerte y adelante con todo, José.
    Abrazo fuerte
    Liliana

  6. alicia dijo:

    tumor tuhumor tu humor
    tu-humor-es-alucinante!!!
    y del maldito gusano hijo de puta, no va a quedar puto rastro, sabelo!
    abrazo fuerte, muuucha suerte y gracias por escribir!!
    Alicia

  7. HUGO SASTRE dijo:

    QUERIDO JOSE , YA LO INDICARON LOS MAYAS, DICIEMBRE ES EL MES DEL FIN DE UN HOMBRE CON DOLOR , PARA PASAR A SER UN HOMBRE NUEVO , Y SI TODO EXPLOTA , NO HAY PROBLEMA SERA UN POST OPERATORIO MUY MUY CORTO

  8. Dr. CroW dijo:

    No puedo imaginarme qué, pero si de alguna forma puedo ayudar.
    Sigo teniendo una deuda muy grande con vos, Playo.
    Sos un buen guaso, rodeado de gente que se preocupa por vos. Eso, para mi, es garantía de que va a salir todo bien.

  9. Irene dijo:

    El buen humor es de gran ayuda.
    ¡A no perder la sonrisa!!!!

  10. Despeinada dijo:

    Ánimo!!!!

    Ya te paso por correo un link que me ha ayudado montones.

    🙂

  11. elrober dijo:

    COINCIDO CON MARINA, AL CAGAZO NO TE LO SACA NADIE, PERO A LA EXPERIENCIA DE ESTAR ANESTESIADO TAMPOCO, YO SOÑÉ QUE ESTABA EN BRASIL… Y NO CONOZCO BRASIL, JUERZA JOSECIRIJILLO, SE TE QUIERE UN MONTÓN POR ESTOS LADOS, TENGO UN BRONCÓN QUE NO TE IMAGINÁS, REPITO, TUMOR CULIADO

  12. elrober dijo:

    ¿TU AMIGO QUE SE CAGÓ EL BRAZO ES EL CACHO?!! CREO QUE VOY A LLORAR, NI SE TE OCURRA ESCRIBIR UNA CARTA DE DESPEDIDA O ALGO ASÍ, YO LO HICE Y ME ARREPENTÍ LUEGO. TENGO MUCHAS GANAS DE LLORAR, POSTA, TE QUIERO MUCHO JOSÉ, LA REPUTÍSIMA MADRE

  13. Talita dijo:

    Juerza Playo! Piense en la cara del Emilio cuando le vea las bolas como farolitos!

    Por cierto, qué buen dúo hacen con el Cacho. 🙂

    Un abrazo grande querido!

  14. El_Agustín dijo:

    Gente. Soy Agustín (el hermano de José).
    ¡La operación fue un éxito!
    Después de casi 6 horas los gigantes de los médicos que lo operaron pudieron retirar el gusano y José está bien, en terapia intensiva ahora pero recuperándose y bien.
    Esperemos que pronto pueda postear la parte 006 de esta crónica.
    Gracias a todos por las palabras de aliento y por la buena onda.
    Un abrazo.

  15. El_Agustín dijo:

    Pudieron sacar todo, era muy grande, aparentemente no es de los mas benignos pero los médicos no creen que esté acertada la biopsia presuntiva.
    Hay que esperar la biopsia definitiva.
    Las horas que vienen serán decisivas para determinar secuelas.
    Ya estamos en la etapa de recuperación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *