El pururú del diablo

Me gusta imaginar dos escenas en el living hipotético de la familia King. En la primera, todos arrojan pantuflas y pururú a la pantalla del tele de cien pulgadas, abucheando las adaptaciones criminales de sus libros al cine (It, La ventana secreta, o El cazador de sueños). En la segunda, todos brindan con granadina y felicitan al patriarca porque un buen libro se ha convertido en una buena película (El Resplandor, Misery, Cuenta conmigo, Milagros inesperados y Sueños de libertad).

Sus lectores somos obsesivos y estamos unidos al autor por un vínculo psiquiátrico.

Cada lanzamiento de Stephen King hace que nos pongamos contentos como zombi con hueso nuevo. Ya sabemos que el cine suele ensañarse con él tanto como él se ensaña con los protagonistas de sus libros: lo que brilla en la biblioteca puede ser brutalmente destripado por un director sádico. Es el riesgo inherente a las películas, que nunca son actos de justicia con los textos, sino textos digeridos por otros y luego filmados.

Hace varios años que la hermana menor de la gran pantalla (mucho más hábil para los negocios) encontró rentabilidad en apostar por las series, que son como películas de cien horas servidas en fetas. Para evitar la fuga de las salas, el cine se internó en un spa, se puso anteojitos de colores y se aplicó inyecciones de efectos especiales, pero no viene dando buenos resultados. Pagar una entrada sigue siendo un gusto caro, una incertidumbre, ¿qué historia boba nos espera cuando las luces de la sala se fundan a negro?

Lejos de esta discusión, el libro todavía sigue siendo una opción insuperable, una parva de comodidades. Si los lectores de King aceptamos el salto de un formato a otro, es por curiosidad, cuando no por morbo. Cada uno de nosotros se siente tan dueño de la historia como dueño se siente el director que comprimió novelas kilométricas en un puñado de planos.

Las criaturas que nacen en el papel, por efecto de la imaginación nos pertenecen a todos. Y ponemos billetes en las boleterías sólo para ver en qué se han convertido. La legión anómala (entre la que me cuento) que rinde culto a la producción de Stephen King, sorbe ruidosamente sus gaseosas. Bajo la piel de un simple espectador, se desparrama entre las butacas como en un circo romano, ansiosa por ver si el león de la Metro se merienda de un bocado aquello que en los libros funcionaba a la perfección.

Pero no todo es pesimismo y desconfianza. Creo que también albergamos una esperanza mínima. Ya lo hemos aprendido en los libros: en la vida real también ocurren milagros.

Entonces, de vez en cuando, la magia puede transportarnos a un living hipotético lejano. Seguiremos en la oscuridad viendo subir los títulos entre lagrimitas de felicidad, pero nuestras mentes estarán haciéndole el aguante al maestro.

A veces el cine hace justicia y todo sale bien. En esos casos somos los primeros que brindan en silencio con vasos de granadina imaginarios.
.
.

Nota publicada
en el suplemento cultural
Ciudad X

.
.

PD: al poquito tiempo de terminar esta nota, un lector del blog que ha preferido permanecer en el anonimato, me mandó desde México un sobre. Había leído en un post de un año atrás que yo estaba en la búsqueda de un libro de King imposible de conseguir por estas latitudes. Tras una vida como un sabueso de papel sin dar con el ejemplar, debo agradecerle a esta persona tamaño gesto. Con la mano en el corazón, gracias.

Esta entrada fue publicada en Relato. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a El pururú del diablo

  1. Myriam dijo:

    Totalmente de acuerdo. Deberías leer un libro de john Irving (amigo de King y coterráneo además) llamado Mis líos con el cine, donde describe los problemas que se presentan a la hora de adaptar cualquier novela a la pantalla. Es de Tusquets, así que nada económico, sospecho.
    Hace poco descubrí que el autor de «Alejo y Valentina» es fanático de It, al punto de poner citas textuales de la novela. Eso me emocionó. «Beverly Marsh» y el haiku, todo eso, es bellísimo.
    Gracias.

  2. Pingback: BlogESfera.com

  3. elrober dijo:

    leí Misery como a los 12 años, cuando vi la película tiempo después llegué a la conclusión que los yankees saben como hacer que un sueño (que en definitiva eso es la escritura) o mejor dicho una pesadilla, se vuelva una tangible realidad , maestro King, con pichón de fanático

  4. Pingback: Tweets that mention Peinate que viene gente » Blog Archive » El pururú del diablo -- Topsy.com

  5. Gabo Caruana dijo:

    Hola José. Que groso el lector que te envío ese libro. Yo leí «Apocalipsis» a eso de los 10 años. Lo encontré en la «Biblioteca Pública Agustín Álvarez» de Trelew, de donde era cliente habitual. Aun recuerdo muchas cosas de esa larga historia. En esa misma biblioteca encontré una edición muy vieja en papel biblia, con unas supuestas obras completas de H.P Lovecraft. Misma edad, aproximadamente 10 u 11 años, no conocía al autor. Me llevé el libro y empecé azarosamente, elegí «La Cosa en el Umbral». Quedé muy asustado pero fascinado al mismo tiempo. Terminé el libro en pocos días y no pude dormir tranquilo por muchas, muchas noches. Mis padres se preocuparon y revisaron los libros que venía leyendo. Me acuerdo mi viejo me dijo: «si te gusta tener miedo está bien, pero te las vas a tener que bancar solito. Vos elegís.» Y yo seguí leyendo y por supuesto, seguí sufriendo todas las noches. Incluso ahora 🙂 Saludos José!

  6. Leí Apocalipsis a eso de los…14, 15 años creo. Me lo prestó la psicóloga a la que iba en aquella época. Ella me prestaba un libro distinto cada semana, y tenía muchos de King. No sé qué tan bueno habrá sido para mi psiquis (o si la psicóloga me los daba a propósito) pero lo cierto es que recuerdo muchas imágenes de ese libro…personajes, situaciones. Era una edición española, así que los personajes hablaban de tú y decían «¡joder, tío!» XD

  7. calandia osorio dijo:

    Muy bueno, me encantó lo q escribiste. Yo después de haber visto muchísimas veces Misery en la tele lei el libro por primera vez este año y es insuperable, en cada página pensaba la p. es un genio, no hay como el libro…Lo que piensan o sienten los personajes no se ve en la película, aunque sigo prendida a la tele cada vez q hago zapping y encuentro una peli de Stephen king sea la hora que sea! Saludos

  8. Maxi Tell dijo:

    Me encantó tu nota, la leí hoy en Ciudad X y pienso muy similar.

    Leí de muy chico Rabia de SK y me voló la cabeza, cuando leí El Resplandor directamente me quedé sin palabras y a la vez comencé a soñar con escribir.

    SK es inspiración y un desafío cinematográfico, porque uno al ver ciertos libros adaptados al cine piensa en que todavía hay cosas que es mejor dejar en el fuego de la imaginación porque las imágenes materialmente posibles de compartir no son suficientes.

    Tan solo Kubrick llegó a impresionarme con los viajes por los pasillos del Overlook y sin dudas la escena donde la sangre desborda el ascensor mientras sus puertas se abren. Exquisito.

    Saludos.

  9. federico dijo:

    wena onda un groso king ! buena nota vieja … ami me volo la peluca «riding the bullet» creo k es lo mejor k vi d él adapatado a cine…

    pd: ke onda eso d editorial del bulevard. d chusma… nomas…
    porke tengo un libro de un escritor cordobes»buscando a traci» se llama el libro. una masa igual

  10. Frnnd dijo:

    Js.Ply. Si te interesa tengo la saga completa de Kingdom Hospital (primera serie de televisión escrita y dirigida por Stphn Kng). La verdad es que no se si está en formato libro.
    Pegame un grito y te hago una copia.

    Frnnd.

  11. Chela dijo:

    Siento una insana envidia por el regalo que te mandaron, qué bueno che! Por supuesto que te lo merecés, aunque yo te envidie.
    Saludos!

  12. pepa dijo:

    Un libro de Stephen King siempre pierde en el cine. No veo de que manera podrían meter en una película de miedo ese sentido del humor que le hace diferente a tantos otros escritores del género.
    Fantástico el detalle del lector anónimo. Son esas pequeñas -o no tan pequeñas- cosas las que me hacen confiar todavía en la humanidad. Como ya decía Borges:

    Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.
    El que agradece que en la tierra haya música.
    El que descubre con placer una etimología.
    Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
    El ceramista que premedita un color y una forma.
    El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
    Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
    El que acaricia a un animal dormido.
    El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
    El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
    El que prefiere que los otros tengan razón.
    Esas personas que se ignoran, están salvando el mundo.

  13. Pao dijo:

    He leìdo un par de artìculos tuyos, una gran sorpresa.

    No te he seguido ultimamente, pero encontrarme esto sobre King, es para mi un placer enorme.

    Hace muchos años que me acompaña y ahora lo hace con mi hijo, que es fan y tiene una mirada distinta a la que yo he tenido. El tiene 15 años. Lee King desde los 11. La edad donde empecè a leerlo, sin parar y quièn me ha acompañado, como Los Beatles en otro plano, cada vez, en cada escalofrìo, en cada cabello colorado, y en cada escorzo de la càmara en El resplandor, asombrosamente terrorìfica, psicodèlica y necesaria.

    Muy genial tu post, King y el cine es una rara mezcla de espectativa y un fuerte reclamo de sus seguidores, detractores primeros si perciben que el director no dio en el clavo y se dio de lleno en los dedos.

  14. Silvina dijo:

    Se me cae la baba al ver ese «Apocalipsis».

  15. Marbot dijo:

    De King sólo empecé a leer «Cell» y no me gustó, pero porque prefiero los zombies romerianos. De todas formas me dieron ganitas de adentrarme en este mundo, así que me pondré en campaña. Abrazo!

  16. Coincido con vos en eso de que hay cierto morbo entre sus fans por ver las películas de King. Me está pasando eso, estoy viendo todas las películas basadas en libros de el que yo ya haya leído. Me sorprendió con gratitud la genialidad, ambientación, efectos y la película en general que es, «El Misterio de Salem`s Lot», la versión original, ya que la del 2004 es mala.
    Ahora estoy leyendo Carretera Maldita.
    Abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *