Entrevista a Carolina Aguirre (Bestiaria)

bestiaria.jpg

Su blog Bestiaria ha sido premiado y nominado por entendidos en la materia. Está a punto de sacar un libro y Peinate -que mostró por primera vez su rostro– no se puede quedar sin esa primicia.
Se llama Carolina Aguirre, le hacen entrevistas para que cuente cómo es hacer dinero bloggueando, pero a mí eso me tiene sin cuidado porque no uso Adsense; en WordPress.com no se puede.
Sus posts generan cosas que no entiendo: se convierten en e-mails que circulan por la web; se los copian, se los idolatran, se los menean y se los critican. Y a mí, que soy un loco bárbaro, lo que más me intriga es saber:

¿Tenés buena letra?

No tengo letra. No escribo nada a mano desde hace 10 años. Cuando no tenía notebook tomaba apuntes, pero eran garabatos con flechitas. Cuando grabo un dvd y tengo que escribirle el título, me pongo nerviosa, no sé cómo arrancar, por donde se empieza la «a», la mano me tiembla y queda rarísima.

¿Escribir y blogguear es lo mismo? Estás publicando en revistas, participando en antologías, ¿cuánto le debés a Bestiaria?

«Bestiaria» me debe todo a mí. ¡Antes de mí ni siquiera era una palabra, pobrecita!

Escribir y bloguear en mi caso, es lo mismo, porque las primeras cincuenta ideas de bestiaria ya estaban semi escritas en mi pc, cuando yo ni siquiera sabía qué era un blog. Pero no es la regla general, la mayoría de la gente blogguea, y el resto, hace uso creativo (e insólito) de la herramienta. Por ejemplo, hay algunos que lo usan de agenda (ponen que ayer fueron a la creamfields, que mañana van al cumpleaños de Mechi y que el 19 tienen un recital), otros lo usan de diario íntimo (Hace dieciocho años que no lloraba, Ayer me llamó L. y me dijo que se iba), otros de favoritos del explorer (Vía Microsiervos, Vía Boing boing), otros de mail en cadena (Nombra cinco cosas que nadie sepa de ti y otros memes), otros de album de fotos (zapatos nuevos, Mechi en la casa de la abuela, Cookie tomando sol), de log de sus pruebas con Ubuntu, de resumen de los medios, etc. Otros, para bien o para mal, lo usamos para escribir.

Moderaste los comentarios en uno, los quitaste en otro ¿Por qué pululan tanto los detractores en tus blogs?

Porque hay diez comentadores locos que pululan por todos los blogs buscando inmortalidad virtual. Y cuando modero los vuelvo mortales de nuevo.

Ya conté esto otra vez, pero la pregunta me obliga. Eróstrato fue un emperador romano muy mediocre, que vivía angustiado porque no hecho nada importante durante su mandato y no pasaría a la historia como el resto de los emperadores. Nadie sabría de él, porque su gestión había sido tan mala, tan vulgar, tan común, que no había nada para destacar ni para admirar de su obra. No había creado nada nuevo, no había mejorado nada, no le había aportado nada a Roma.

Entonces tuvo una idea buenísima. (Te diría que fue el primer RRPP de la historia). Se le ocurrió incendiar el templo de Artemisa, una de las siete maravillas del mundo y pasar a la historia como «el emperador que incendió el templo de Artemisa». Y de esa forma ser inmortal.

Hay una pulsión erostrática muy fuerte en todos los mediocres. Porque es difícil aceptar que uno tiene la pasión pero no el talento. Sus blogs son malos, no los lee nadie, y en vez de intentar mejorar, probar cosas nuevas, o simplemente ser felices con lo que lograron, prefieren acceder a la fama destruyendo, o intentando destruir la creación de otro.

En el caso de Bestiaria, yo debo moderar como mucho 1 comment por post. Nada más. Porque moderarlos es como poner una alarma en tu casa. Los delincuentes saben que va a sonar y casi no entran. En cuanto a Bodas, es un blog pequeño, una broma entre amigos, y nunca pensamos en «tener lectores». No nos interesa. Creo que lo hemos demostrado efusivamente al postear sus emails o decirles que dejen de mandarnos mails con estupideces. Así que no tiene.

¿Cuánto hay de lúdico y cuánto de convicción en tu imágenes y descripciones de mujeres? ¿Importa eso o te chupa un huevo?

Bestiaria es un gérmen de verdad que se exagera y se deforma hasta el infinito. Mi pasión es clasificar cosas. Las que sean. Desde mujeres hasta formas de comer un caramelo. Me divierte encontrar las reglas del mundo. Necesito recorrerlas todas, contabilizarlas, encontrarles todos los firuletes y los secretos. Porque cuando descubro una verdad, algo que ordena el universo (por ejemplo, que la gente que le dice «savora» a la mostaza es la misma que toma soda de sifón recargable) siento alivio. Siento lo que debe sentir un explorador que camina por la selva espesa durante días y de repente encuentra un claro. Es un juego, sí, pero también hay algo de verdad en cada cosa. Es como la frase de Keats, «Beauty is truth, truth beauty» (Algo como «si la belleza es verdad, la verdad belleza»). Y lo mismo con el humor. Porque la gente se ríe cuando encuentra algo cierto en esas clasificaciones y no cuando invento cualquier delirio.

Si viene Carlos Google y te quiere comprar Bestiaria para armar un portal femenino, ¿lo pensás y escuchás la oferta o le ponés dos sandalias y una pantufla en el culo?

Yo jamás haría algo tan retro como un «portal», pero lo escucharía, para poder rechazar su oferta y después poder hacerme la digna en otros blogs diciendo que elegí mi integridad y libertad por encima del vil metal.

¿Qué te divierte más, una agarrada con un comentarista impertinente o una seguidilla de posts cruzados con Niño Pol en Bodas de Sangre?

El mejor de los comentaristas (el más ácido e ingenioso que puedas imaginarte) no puede opacar al niño pol ni en su día menos lúcido. Bodas de Sangre es un muestreo infimo de todas las estupideces que hablamos durante el día. Te repito, es para Pol, para mí, y 50 descerebrados más. Por eso no tiene comments ni dirección de email, ni nada. Cada sección se parece a un ritual concreto de nuestra rutina amistosa. Por ejemplo, cuando nos llamamos por teléfono, siempre ponemos voz muy quejosa y decimos que estamos mal y nuestra vida es un infierno. Siempre. Y después enumeramos un montón de frivolidades, lo más exageradas que podemos. Por ejemplo, ¿No se da cuenta? Mi vida es un infierno, no puedo más, la estúpida de acá al lado acaba de comer cremona. Usted la matará para hacerme feliz. Ya mismo. O me tiro por la ventana». Entonces el otro dice SIEMPRE: «Pero de qué me habla, ¿Usted sabe lo que es mi vida? Yo tengo un grano en la nariz y parezco un sapo. La gente me mira por la calle y cruza, me preguntan si tengo bocio, le tapan los ojos a los niños. Lo único que me alivia es saber que hoy me puede pisar un auto y acabar con esta vida miserable que tengo».

Agarrarselas con alguien también tiene su encanto. A nosotros nos gusta mucho contestarle a los quejosos que nos increpan via email. Nos llamamos por teléfono y reimos durante horas leyendo lo que les contestamos. El niño pol dice siempre lo mismo: «ay, lea, lea lo que le contesté a martiza47. Digame si no es estupendo» y usted lee la cantidad de insultos más incorrectos, peyorativos y crueles que se pueda imaginar, con una densidad de agresión por línea que es un desafío de sintaxis que tenga sentido. Armar eso, tratar de ser lo más violento e inmoral posible en las respuestas es muy lindo. Y es algo que compartimos desde el primer día que fuimos amigos, y que nos encanta hacer juntos. Mi marido se junta a jugar al tenis con amigos, por ejemplo. Yo me reuno con el niño pol a decir barbaridades y a fumar y mirar el canal de Galicia.

¿Te ponés objetivos y sufrís como una condenada o todo es un disfrute hedonista al escribir?

Bueno, la comedia es reirse de cómo el otro sufre como un condenado. Yo no puedo no disfrutar al escribir porque escribo siempre en clave de comedia. No puedo escribir nada serio jamás; me cuesta muchísimo, es como ponerle a un chueco plantillas para corregirle el pie. Porque cuando yo escribo, me pasa algo muy raro. Yo arranco un ensayo o un guión serio, supongamos sobre una mujer que muere de cáncer, y escribo una, dos, tres escenas sobre la quimioterapia y la desesperanza de saber que está destinada a morirse, pero lentamente las monerías se me empiezan a colar por las grietas. Es como si una invasión de adjetivos graciosos, chistes, exageraciones, hiperboles grotescas se empezara a meter por las ventanas y el hendijas de la habitacion en el hospital de esa pobre mujer. No puedo remediarlo. Las estupideces me toman el guión, como un ejército de piqueteros enojados.

Está mal que diga esto, pero yo misma soy muy graciosa. Yo no puedo ser seria en una reunión o en una cena. Empiezo a decir una pavada atrás de otra y no puedo parar. Soy acomplejada, dramática, exagerada, culposa, pesimista. Soy como el personaje más grotesco de Woody Allen. Cuando escribo, entonces, es muy difícil controlar todo eso. Imposible, en realidad. La mayoría de las veces termino poniendo una barbaridad atrás de otra, absolutamente fuera de control, y cada vez me tiento más, me río más y en dos carillas un texto serio muta a comedia. Así que no tuve más remedio que reconciliarme con eso, y ahí lo disfruto muchísimo, porque pienso en que alguien quizás entienda todas esas monerías de la misma forma que yo, y me emociona ese milagro. Compartir el mismo sentido del humor es un pacto sagrado entre dos personas. No puede haber vínculo más sincero e importante que ese.

Pero (siempre hay un pero) paralelamente soy consciente de que estoy escribiendo, y soy además, lectora de mis textos. Y eso me hace sufrir muchísimo, porque (como buena acomplejada, dramática, exagerada, culposa y pesimista) ante la menor duda, prefiero pensar que todo es una porquería y que me tengo que poner una mercería urgente. Y tengo dudas todo el tiempo, así que muchos días la paso como el culo. Si vuelvo a escribir es porque, justamente, no puedo parar de hacerlo. Si pudiera, ya tendría mi propia mercería en el conurbano.

En los últimos meses hubo cambios en Bestiaria; ahora firmás con tu nombre y usás tu foto en el perfil, incorporaste ilustraciones de Santiago Mansilla (quien ilustra, gentilmente, este post). ¿Qué pasó?

Firmo con mi nombre a pedido de mi marido, porque se vuelve loco cuando me dicen «Bestiaria» cara a cara. El lo odia, porque ese apodo viene de «bestia» y el piensa en mí como la que lo cuida cuando está enfermo o se agarra de su mano para cruzar la calle, no como un animal.

La foto tiene otra razón, y es que la gente es muy curiosa y me empezaron a atribuir cuarenta caras de otra gente. Además, salió una foto en Cosmopolitan o en Pagina 12 y no tenía sentido hacerme la misteriosa. Y por último, las ilustraciones, en realidad, fueron para Mayo. Bestiaria cumplió dos años, y siempre tuve la idea de hablar de bloggers, pero me había parecido endogámico y enfermo, como casarse entre primos hermanos. Ahora él ilustra otras cosas que escribo, para revistas, por ejemplo, entonces pongo esos dibujos también. ¡Yo querría que haga todas, pero es abusivo, pobre muchacho! Ahora vamos a poner ilustraciones cada tanto, porque el Señor Ordoñez me lo aconsejó y porque dijo que eran muy lindas. Y como mis lectores saben, yo hago casi todo lo que el señor Ordoñez dice.

¿Qué te haría llorar más? Te doy tres opciones:
a) Que te condenen a postear sólo en un Fotolog;
b) Que te veas limitada a escribir sólo sobre tecnología;
c) Que te obliguen a enseñarle a gente de la tercera edad a blogguear.

b, a, c. En ese orden. Lo de la tercera edad puede ser divertido, porque son dóciles. Grave debe ser enseñarles a tus padres, que como armaron el ventilador que compraron en Carrefour, creen que entienden todo y gritan «No toques la lactot que la vas a cagar, Christian!»

¿Cuál es la pregunta que más te molesta que te hagan sobre tus blogs?

Cualqueira que contenga la palabra «blogger», «blogosfera», «viral», «marketing», «boom», «revolución», «red social», pero la peor es, sin duda, «Como empezaste con «esto de los blogs?». Cuando un periodista pregunta eso, el sol se esconde.

Amo las primicias, tiremos otra: ¿publicar un libro de Bestiaria es una consecuencia lógica de tu trabajo o un gusto más en tu carrera?

Depende del día. Cuando estoy muy cansada siento que es un premio por mi esfuerzo. Cuando estoy soberbia, la consecuencia natural de mi trabajo, cuando estoy deprimida y paranoica, una cámara oculta. Mi estado natural es «pesimista y quejosa», así que prefiero pensar en lo mal que voy a salir en la foto, o en que mi libro va a terminar en la mesa de saldos antes de diciembre.

¿Sos de agregar algo cuando la última pregunta te la dejan por si querés agregar algo?

Sí, las mujeres siempre que podemos tener la última palabra, aprovechamos. Y las que hablamos mucho, ni te cuento

.
Relacionadas:
Entrevista a Hernán Casciari;
Entrevista al locutor de alarmas X28
(Activada/Desactivada)
.
Meneame.net Meneame

.
Blogalaxia Tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Esta entrada fue publicada en Entrevista de los viernes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Entrevista a Carolina Aguirre (Bestiaria)

  1. GALA dijo:

    Muuuuuuuy bueno Bestiaria!
    Muuuuuuuy bueno Por Dior!
    Muuuuuuuy bueno Peinate!

  2. Vamos, Playo. Estás a full con las entrevistas. Muy bueno. Gracias.

  3. matias dijo:

    Muy buena la entrevista. Me mató está pregunta xD

    ¿Qué te haría llorar más? Te doy tres opciones:
    a) Que te condenen a postear sólo en un Fotolog;
    b) Que te veas limitada a escribir sólo sobre tecnología;
    c) Que te obliguen a enseñarle a gente de la tercera edad a blogguear.

  4. Muy agradable entrevista!
    Saludos.-

  5. tapi dijo:

    Muy buena la entrevista y…… la entrevistada. Sigue así.

  6. meryh. dijo:

    JAjajaja es una cámara oculta!
    Sos fabulosa Caro, te aseguro que no vas a terminar en la mesa de saldos, olvidate.

    Cariños ,
    Mery h.

  7. santanon dijo:

    ADELANTE

  8. Buenísimo Playo!
    Con estas entrevistas me estás dando una mano para conocer un poco más del tema.
    Salutes!

  9. Jopi dijo:

    Qué bueno esto de las entrevistas, me gusta mucho. Tengo la experiencia de haber leído unas entrevistas a bloggers que hacía el blog Sin Serif (la sección se llama «Los Favoritos»), donde se preguntaba poco y se respondía menos. A mí me amargaba un poco darme cuenta que alguien con tan buenos contactos hacía notas así. No quiero armar bardo ni nada que se le parezca, pero creo que todos coincidimos en que las entrevistas de Playo ayudan más a conocer al que escribe en el blog. «Las entrevistas de Playo»… faahh, parece un trasnoche de Canal 10.

  10. Wolf dijo:

    Te dibujaron re flaca, no?

  11. Santiago dijo:

    Hay que decir que la ilustración no es un retrato de ella.

  12. Mauro dijo:

    Maso, maso.

    Porque será que Justifica solo algunos textos?

  13. José Playo dijo:

    Lo dicho: genera antipatía y rechazo en proporciones considerables. Eso me llamó mucho la atención siempre, con respecto a su trabajo.

  14. José Playo dijo:

    Más tarde contesto los comentarios, esta pieza en donde estoy parece un sauna.

  15. juan dijo:

    Si, Bestiaria genera a veces rechazo porque no tiene la pretensión de ser politicamente correcta. Desprecia la estupidez y la vulgaridad explícitamente. Y claro, los estúpidos y los vulgares, que son tantos en este país, (y cada vez son más), se quieren defender y la acusan de soberbia.
    Esto es normal, y a ella le conviene, porque la siguen leyendo.
    La gente se despierta un poquito cuando se siente provocada.

    Liniers es otro que despierta amor y odio. La gente se enoja porque es caro su merchandising y lo acusan a él de ambicioso (¿?). Se sienten traicionados, como si él tuviera que ser además una especie de gurú inmaculado.
    Sería genial una entrevista a él.

  16. José Playo dijo:

    GALA: gracias, Gala.

    Lady Kelvin: …seguro se lo decís a todos…

    Pablo Giordano: en una época de mi vida estuve a cargo de la sección «entrevistas no convencionales» de una fenecida revista, guardé desde entonces una pasión fetichista por el género. Y, claro, anima ver que otros, como vos, también lo cultivan.

    matias: cuando estoy redactándolas, siempre me digo «no puedo estar preguntando esta pelotudez, pero cuánto me gustaría que me lo respondieran».
    En la vida real pregunto las mismas cosas, al menos soy fiel a mis intermitencias.

    Bonifacio Flores: gracias, che, eso me da ganas de seguir haciéndolas.
    Tengo algunos candidatos y, más vale, se escuchan propuestas.

    tapi: gracias, tapi.

    meryh: gracias por pasar y comentar, meryh.

    santanon: ATRÁS (si es un nuego, no lo entiendo 🙂 ).

    federicogauffin: que le aproveche, si es así, cumple con el objetivo.

    Jopi: Jopi hijo de puta (espero no te molesta que te llame «Jopi»), viniendo de alguien que labura de eso me llena de satisfacción y me sonroja. No creo que con tu opinión sobre Sin Serif estés hablando mal de lo que hace Guillermo, me parece que se trata de cosas distintas, él lo ha propuesto como un cuestionario cómodo del que pueden quedar cosas afuera, pero del que también se desprenden otras interesantes. De ahí saqué, por ejemplo, que existía el blog «Yo y Mi Garrote», y otras sugerencias varias. Diría que los propósitos son distintos y no sé cuántas cosas más, pero me quedo con tus opiniones que son muy lindas.
    Me encantaría tener un programa de entrevistas en el trasnoche del Diez, propondría que durara lo que el entrevistado sobrio resistiendo una y otra cerveza.

    Wolf: «Lo dicho: genera antipatía y rechazo en proporciones considerables. Eso me llamó mucho la atención siempre, con respecto a su trabajo».

    Mauro: no entendí.

    juan: posta que sería.

  17. Pingback: Entrevista a Leandro Zanoni (eBlog) « Peinate que viene gente

  18. Selma dijo:

    Muy buena la entrevista. Y también el blog (primera vez que llego).
    ¿Las entrevistas las hacés en forma personal o por mail? Porque es como que cambia bastante la cosa si el entrevistado tiene tiempo de pensar y de escribir la respuesta, ¿no?

    Salut.

  19. Pingback: Y entonces bajaron al papel « Peinate que viene gente

  20. Pingback: Entrevista a Carolina Aguirre (Bestiaria) « Peinate que viene gente

  21. lalujuria dijo:

    Censura los comentarios cuando no le agradan, evidentemente pasó hambre en algun momento de su vida ya que le encanta ostentar sus gastos y el dinero que gana, la espanta la pobreza y hasta parece que le da asco, pero sobre todas las cosas: es pésima escritora.

Responder a meryh. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *